Nos vemos en el #BBF14 !

Aún quedan dos semanas, pero la cosa lleva moviéndose desde hace mucho más tiempo. Me refiero a la tercera edición del Barcelona Beer Festival.

El Barcelona Beer Festival no sólo es un escaparate de las cervezas que se van a ver próximamente por nuestro país, también es un repaso a todo aquello de lo que venimos, a todas una serie de cervezas que han marcado nuestro camino, que han hecho que ahora estemos donde estemos y que muy probablemente hayan sido decisivas de cara a la existencia del propio festival.

Como todos, yo también he tenido mi proceso, comenzando por la época de belgas con la que seguramente más de uno se siente identificado y de la que era partícipe durante décadas hasta que un buen día, creo que por el 2007, por purísima casualidad, se me ocurrió entrar a  La Cerveteca. Por aquel entonces estaban trabajando allí Rubén, Guille, Steve y Joan.

Allí fue cuando comencé a probar cervezas de Hoepfner y Brasserie de la Senne. Allí puede probar por primera vez la Hoepfer Kräusen (que a mí me gusta por mucho que la pongan a parir en ratebeer) o la no menos mítica Taras Boulba de Brasserie de la Senne… la que probablemente haya sido mi primera cerveza algo subida de lúpulo y que, por cierto, estará disponible en el BBF.

taras-boulbaTambién era habitual encontrarse con otros productos de la Brasserie de la Senne. Tengo especial buen recuerdo (o malo, porque hace siglos que no la he vuelto a ver) de Equinox, que era lo que con muy buen criterio te daban en La Cerveteca cuando pedías una Chimay.

brasserie-de-la-senne-equinox-winter-ale-beer-belgium-10356250Otra de los productos que descubrí dentro de ese clásico local fueron las cervezas lámbicas de verdad, concretamente las de Cantillon.

Pude beber una maravillosa lámbica de Cantillón edición limitada, la Cantillon 50 Degrees North-4 Degrees East, también conocida como 50ºN – 4ºE. De ésta no pidáis en el BBF, porque se ya la han bebido toda, pero parece ser que habrán otras como la Gueuze, Cuvée St-Gilloise, La Rosé de Gambrinus  o la Foufone.

Podéis leer más sobre Cantillon en este post que escribí hace 5 años.

50n

Pero no sólo de cervezas belgas se vive. También hay excelente producto local que fui conociendo en ese local (valga la rebuznancia) a pesar de que ya llevaban en activo desde el año de la picor. Sí, amigos míos, estamos hablando de las cervezas de Carlos, de Masia dels Agullons. He hablado mucho de Agullons aquí y como muchos soy incondicional de la Pura Pale de Carlos y del jamón al horno que hace Montse en la masía.

1272807433149

Y Jamón asado no creo que haya, pero las cervezas de Agullons estarán en el BBF sí o sí…

A ver si nos vemos en el BBF y nos tomamos una juntos.

(Continuará?)

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *